la clave para ser un campeón
es que no se noten las penas
todo está bien
el malestar es normal
el malestar es normal
el malestar es normal

3 comentarios:

terrorluzdia dijo...

En los cuadros de Van Gogh no hay fantasmas, ni alucinaciones ni visiones. Solo la sofocante verdad de un sol de las dos de la tarde. La despaciosa pesadilla genésica pausadamente elucidada. Sin pesadilla y sin efectos. Pero allí se encuentra el sufrimiento fetal. Es el brillo húmedo de una brizna de hierba, del tallo en un recorte de trigo que está allí listo para la extradición. Y del que un día la naturaleza rendirá cuentas. Y también la sociedad rendirá cuentas de su muerte prematura.
artaud.

terrorluzdia dijo...

solo la sofocante verdad de un sol de las dos de la tarde.

"uno" dijo...

gracias