te saludo, viejo oceano


que el vapor hediondo de la regularidad penetre mis pulmones, sedados por un opio pacifico que se vende por un precio.

yo cargaré todas las consecuencias de mis actos con madurez y responsabilidad,
una sonrisa pesada y brillante. "que va a ser", susurraré a mi desesperacion cuando asomen las preguntas,
no estamos hechos para durar

la pasantia de mis dias será bella cuando me ayude la costumbre, forjada en la experencia.
y los hombres amaran la envidia que ellos buscan sentir, para engrandecer su asentamiento y continuar persiguiendo
la repetitiva belleza de los logros


evitaré la penetrante y adictiva fobia a lo desconocido

exaltaré la pasión, mi deseo se volverá ardiente y pasajero
creeré en el amor, y sufriré por él

seré el ejemplo vivo de un espiritu entrenado por el olvido

flotaré en el humo, mientras los dias se vuelven numeros y los abrazos compromisos

pero un dia voy a toser fuerte, porque en el cuerpo existe el organo de lo incontrolable

y no saldrá otra cosa que sangre hervida de un pecho inflado por la INEVITABLE persecucion de la esperanza

renaceré
y finalmente un dia, esos que tanto insisten, esos que fabrican mascaras de mi quijada, que tanto se parecen a mi, que tanto me demoran en un letargo de asfixiantes reflexiones, esos que han convertido la noche en combate y el dia en letargo, de reojo a mis ojos cansados, en un escape de aire, admitan con falsa pasion que les sobreviví a todos, y a eso se le llama dignidad.

el camino se hará. Con sangre, se hará.
Mis pies lo harán y la mente, ella tomará notas

cuando el misterio renazca, cuando las preguntas se revuelquen en respuestas que contienen lo absoluto.
cuando la sinceridad supere a la verdad
comprenderan que
NO QUIERO HACERME CARGO DE TANTA BANALIDAD,
DEJENME SER,
Y FINALMENTE COMPRENDERAN
QUE SOY IGUAL

recien ahi, habrá silencio

3 comentarios:

terrorluzdia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
terrorluzdia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
terrorluzdia dijo...

y todos los hombres son como yo.

(borre lo anterior porque salio repetido.)
la hora del lobo.